Menu

carmelitecuria logo es

  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
Domingo, 26 Diciembre 2021 07:00

450º aniversario del nacimiento del Ven. Juan de san Sansón

450º aniversario del nacimiento del Ven. Juan de san Sansón Ven. John of Saint Samson, oils on canvas by artist Warren J. Borg Ebejer, TOCS, Carmelite Priory Mdina, Malta

El 29 de diciembre de 2021 se celebra el 450º aniversario del nacimiento del Venerable Juan de san Sansón. Bautizado el día siguiente de su nacimiento en Sens, tuvo una infancia muy difícil. Un médico incompetente le dejó ciego tras contraer la varicela y quedó huérfano a una edad temprana.

Conoció a los carmelitas de París en la plaza Maubert en 1603 e ingresó en la Orden en Dol-de-Bretagne tres años después. Cuando fue trasladado a Rennes en 1612, se convirtió en el alma espiritual de la reforma de Touraine.

Su profunda vida mística le convirtió en un experto maestro de la vida espiritual. Sus enseñanzas, dictadas a novicios y discípulos, han llegado hasta nosotros en más de 4.000 páginas manuscritas.

Se distinguió por su amor a la soledad y su rica experiencia de Dios, que se tradujo en una vida de ardiente caridad hacia Dios y sus hermanos, especialmente los pobres y los enfermos, a los que se dirigía con su carisma de curación.

Tras muchos sufrimientos, murió en olor de santidad el 14 de septiembre de 1636 en Rennes. Sus últimas palabras fueron: "Estoy clavado en la cruz con Cristo".

“En los comienzos el alma amorosa se servirá de la aspiración, dilatada y
profunda, en la que continuará mientras le fuere posible, sujetándose a la
norma de la discreción, para no excederse en el sobrado esfuerzo y violencia
de los impulsos amorosos. Una vez se hubiere habituado a tal ejercicio, la
aspiración le será tan fácil como el respirar. Tras esto se podrá levantar a la
simple y sabrosa especulación de las divinas perfecciones, que es, por cierto
cosa excelente. Sucede a esto la pérdida propia en Dios. Mas la vía
puramente mística, que es el influjo mismo de la sabiduría, es infinitamente
más noble, excelente y abreviada. Esta simple sabiduría todo lo reduce a Sí
misma, a saber, en Dios, a quien ve y saborea en gusto eterno, y en
comparación de la cual todo el saber escolástico, consistente en meditar y
especular las cosas santas con natural juicio, no es sino mentira pura y cosa
como propia de la tierra, del todo insípida al gusto del alma, ya
excelentemente renovada por los simples, sabrosos, dilatados y profundos
toques del influjo de la divina sabiduría.

Porque la meditación tiene sus grados, cuya facilidad se llama oración. La
suspensión del discurso fértil, vivo, compendioso y afectuoso es el segundo
grado. Sigue a éste la afección de la voluntad por parte del alma, que todavía
no ha salido de sí misma. Tras éste viene la fuerte atracción del
entendimiento, de la voluntad y de la memoria por parte de Dios, durante
cuyo dulce impulso y movimiento el alma se está contemplando a aquel que
la atrae y la tiene suspensa en Sí, arrebatada, con todas sus potencias, de
una vivísima fuerza, que la colma de delicias, de luces y de conocimientos
muy secretos, que Dios le da a sentir y ver más en Sí mismo que en ella.

Todas estas ocupaciones son ejercicio de una contemplación de suyo
nobilísima y excelentísima.” 

“[Así, pues], cuando el alma hubiere alcanzado cierto estado y grado de
amor, le valdrá mucho más contemplar y mirar su objeto que hablar u obrar:
porque ¿para qué ha de servirnos nuestra industria, sino para levantarnos a
Dios mediante su auxilio atrayente? Y si ya lo estuviéremos, bien por su solo
atractivo amoroso, que ha penetrado nuestra alma, o bien conjuntamente con
nuestra industria, ¿para qué multiplicar entonces nuestros actos?” 

“Porque contemplaros, ¡oh mi caro Amor!, no es orar con facilidad, ni
arrojarse desnuda y amorosamente en Vos, aunque esto sea cosa muy
excelente: sino que es elevarse totalmente sobre sí mismo, todo arrebatado
fuera del sentido y de toda cosa creada, quedando firme y fijo más allá de
toda suspensión, contemplando vuestra hermosura y esencia infinitas. Es ello
una deificación y transformación de la criatura en Vos, la cual se hace por el
flujo y reflujo recíproco de Vos y de ella, a saber, del uno en el otro.”

Aviso sobre el tratamiento de datos digitales (Cookies)

Este sitio web utiliza cookies para realizar algunas funciones necesarias y analizar el tráfico de nuestro sitio web. Solo recopilaremos su información si rellena nuestros formularios de contacto o de solicitud de oración para responder a su correo electrónico o incluir sus intenciones y solicitudes de oración. No utilizamos cookies para personalizar contenidos y anuncios. No compartiremos ningún dato con terceros enviados a través de nuestros formularios de correo electrónico. Su información debería ser su información personal.