carmelitecuria logo es

  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image

Europa

Plan Global del Consejo General 2019-2025

Richard Byrne, O.Carm.

globalplaneurope01 450Europa es el continente de los grandes caminos de pe­regrinación. Entre su gente sigue habiendo una profunda hambre de Dios. Indudablemente, ha habido un abandono de la Cristiandad, ya que la sociedad europea se ha secu­larizado. Ciertamente, muchos países de Europa podrían tildarse de pos-cristianos. Los elementos de la fe cristiana están presentes, pero sin una “memoria y herencia cristia­na” compartida (Ecclesia in Europa). Sin embargo, la fe no está ausente, aunque la gente está más interesada en la espiritualidad que en la doctrina. El fallo de la Iglesia en la protección de los más débiles de la sociedad ha producido un impacto devastador. Europa es también una tierra de diversidad y pluralismo creciente, que ofrece la posibilidad de diálogo entre personas de credos diferentes o sin ningu­na fe. Europa se enfrenta a muchos retos, especialmente los que proceden de la inmigración y del impacto devasta­dor del Covid-19.

Dentro de Europa, el Carmelo todavía sigue dando fru­to, ya que muchos carmelitas, con gran esfuerzo y dedica­ción, sirven al Evangelio. Los carmelitas ocupan un lugar especial para ofrecer una voz desde nuestra tradición en esta Europa compleja y retadora.

Viviendo en “obsequio de Jesucristo”, en momentos de encuentro, los carmelitas podemos hablar de nuestra re­lación personal y viva con Cristo, al tiempo que recono­cemos la pluralidad de posiciones religiosas. Nuestras co­munidades dicen a los que buscan excluir a las personas de la sociedad que nosotros los carmelitas descubrimos en cada una de nuestras hermanas y hermanos la presencia de Dios y podemos caminar juntos hacia Dios (Const. 19). Como nosotros antiguamente fuimos inmigrantes en Euro­pa, nuestro servicio en medio del pueblo nos permite ahora aceptar con alegría la invitación “a encontrar a las perso­nas en las periferias y compartir el Evangelio con ellas” (Const. 101).

Al mismo tiempo, es verdad que existen retos para el Carmelo en Europa, que afronta opciones dolorosas sobre cómo preservar mejor el carisma carmelita mientras man­tenemos las estructuras existentes. Con todo, el Carmelo en Europa se debe comprometer de nuevo “a despertar el mundo” y no cerrarse en sí mismo o ser rehén de sus problemas. Como contemplativos misericordiosos, hemos de ser siempre recelosos de una tibieza que se insinúa en nuestras vidas, de una “inercia o inmovilidad” y de “la ten­tación de mantener la distancia de las llagas del cuerpo de Cristo” (Papa Francisco, Capítulo General Carmelita, 2019). En cambio, como todos los miembros de la Iglesia, los carmelitas están llamados a seguir “prendiendo fuego en el corazón del mundo” (Evangelii Gaudium, 271).

Sabiendo que Dios prosigue su iniciativa de llamar a personas a la Iglesia y al Carmelo, nuestro ministerio de las vocaciones no consiste tanto en “brillantes programas vocacionales”, sino servir ayudando a las personas a des­cubrir el don que llevan dentro para que puedan escoger el estilo de vida que se corresponde con él. Esto es una prio­ridad. Los carmelitas europeos tienen el reto de “abrir los ojos y los corazones a una nueva comprensión y expresión de nuestra tradición carmelita en la que los jóvenes pue­dan verse reflejados”, que abre el Carmelo a un proceso de conversión, discernimiento diario y formación continuada.

El ministerio de los jóvenes, que ha de ser un ministerio primordial de toda entidad en Europa, brinda oportunida­ des para “encontrar a jóvenes, caminar con ellos y escu­charlos”.

Planes

  1. Facilitar encuentros de promotores vocacionales con sus Provinciales, Comisarios y Delegados para promo­ver la priorización del ministerio de las vocaciones en Europa.
  2. Proseguir el trabajo del proyecto “Awakening-Desper­tando” y su ministerio para los jóvenes, promoviendo el ministerio de los jóvenes como ministerio principal de cada entidad en Europa.
  3. Establecer una Comisión “ad hoc” para la formación permanente en Europa, para ofrecer, preparar y orga­nizar un programa regular de formación continuada y persuadir a los carmelitas de su necesidad.
  4. Facilitar un proceso para preservar fielmente el carisma Carmelita en Europa.
  5. Explorar y facilitar la unificación de Provincias donde sea necesario, especialmente mediante el desarrollo de estrategias para la cooperación.
  6. Organizar y facilitar un encuentro anual de Provincia­les, Comisarios Provinciales y Delegados.
  7. Investigar y presentar las posibilidades de una casa co­mún europea de estudiantes profesos simples.

Aviso sobre el tratamiento de datos digitales (Cookies)

Este sitio web utiliza cookies para realizar algunas funciones necesarias y analizar el tráfico de nuestro sitio web. Solo recopilaremos su información si rellena nuestros formularios de contacto o de solicitud de oración para responder a su correo electrónico o incluir sus intenciones y solicitudes de oración. No utilizamos cookies para personalizar contenidos y anuncios. No compartiremos ningún dato con terceros enviados a través de nuestros formularios de correo electrónico. Su información debería ser su información personal.