Menu

carmelitecuria logo es

  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
Viernes, 29 Abril 2022 13:23

Día de la liberación de Dachau - 29 de abril de 1945

En un día como hoy en 1945, los miembros de las divisiones de infantería 42 y 45 del ejército estadounidense liberaron a unos 30.000 prisioneros del campo de concentración de Dachau. Desgraciadamente, San Tito Brandsma y el Beato Hilario Januszewski, prisioneros en el campo de concentración de Dachau, murieron antes de este día de la liberación.

Otros carmelitas de Polonia y de los Países Bajos también fueron internados en Dachau. Varios también murieron antes de la liberación. Otros sobrevivieron para seguir sirviendo a nuestro Dios a través de su entrega a los demás, profundamente afectados por los horrores vividos en Dachau.

El campo de concentración cercano a Múnich se abrió en 1933, el primero de los miles de campos nazis. Dachau se utilizó originalmente para detener a prisioneros políticos, pero a medida que el régimen nazi se hizo más poderoso, otros grupos perseguidos fueron enviados allí, incluyendo a personas LGBTQ+, testigos de Jehová, gitanos y cientos de miles de judíos.

Los prisioneros de Dachau y de docenas de campos satélites cercanos fueron utilizados para realizar trabajos forzados. Los que estaban demasiado enfermos o no podían trabajar eran enviados a los campos de exterminio cercanos. El padre Hilary se ofreció a cuidar de los prisioneros del campo que morían de tifus. Él mismo murió de la enfermedad justo un mes antes de que los soldados norteamericanos llegaran para liberar el campo de prisioneros.

El carmelita Tito Brandsma será canonizado el 15 de mayo como mártir de la fe católica. Hoy, en este aniversario de la liberación hace 77 años, rezamos humildemente pidiendo otro día de liberación para todos los que hoy son víctimas de la guerra y el odio en todo el mundo:

Dios de la paz y de la justicia,
Tú que abres nuestros corazones al amor
y a la alegría del Evangelio
incluso en medio de las innumerables formas de violencia
que pisotean la dignidad de nuestros hermanos y nuestras hermanas,
ayúdanos con tu gracia,
para que, como san Tito Brandsma,
podamos con compasión, ver más allá de los horrores de la injusticia,
y contemplar tu gloria que resplandece a través de los mártires
de todos los tiempos, y ser así tus testigos auténticos en el mundo de hoy.
Amén.

Aviso sobre el tratamiento de datos digitales (Cookies)

Este sitio web utiliza cookies para realizar algunas funciones necesarias y analizar el tráfico de nuestro sitio web. Solo recopilaremos su información si rellena nuestros formularios de contacto o de solicitud de oración para responder a su correo electrónico o incluir sus intenciones y solicitudes de oración. No utilizamos cookies para personalizar contenidos y anuncios. No compartiremos ningún dato con terceros enviados a través de nuestros formularios de correo electrónico. Su información debería ser su información personal.