Lectio Divina


Sábado - Tiempo Ordinario

1) Oración inicial

¡Oh Dios!, que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia; derrama incesantemente sobre nosotros tu gracia, para que, deseando lo que nos prometes, consigamos los bienes del cielo. Por nuestro Señor.

2) Lectura

Del Evangelio según Mateo 11,25-30
En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.»

3) Reflexión

● Hoy es la fiesta de San Francisco, y el evangelio nos muestra la ternura con que Jesús acoge a los pequeños. Quería que los pobres encontraran descanso y paz. Por causa de esto, Jesús fue criticado y perseguido. ¡Sufrió mucho! Lo mismo acontece hoy. Los pobres no reciben de parte de los cristianos la misma ternura que, en aquel tiempo, recibían de Jesús. Por ejemplo, todo el continente africano, el más pobre de todos, es abandonado por los países ricos de Europa y de América del Norte que se dicen cristianos.
El contexto en que aparece este texto en el capítulo 11 del evangelio de Mateo es esclarecedor. Es patente la contradicción que la acción de Jesús ha desencadenado. Juan Bautista, que miraba a Jesús con los ojos del pasado, no consigue entenderle (Mt 11,1-15). La gente que miraba a Jesús con fines interesados, no fue capaz de entenderle (Mt 11,16-19). Las grandes ciudades alrededor del lago, que escucharon la predicación de Jesús y vieron sus milagros, no quisieron abrirse a su mensaje (Mt 11,20-24). Los sabios y los doctores, que juzgaban todo a partir de su propia ciencia, no fueron capaces de entender la predicación de Jesús (Mt 11,25). Ni los parientes le entendieron (Mt 12,46-50). Solo los pequeños entienden y aceptan la Buena Nueva del Reino (Mt 11,25-30).
● Mateo 11,25-26: Solo los pequeños entienden y aceptan la Buena Nueva del Reino. Jesús eleva una plegaria: "«Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, ¡pues tal ha sido tu beneplácito!” Los sabios, los doctores de aquella época, habían creado una serie de leyes que imponían a la gente en nombre de Dios. Pensaban que Dios exigía de la gente estas observancias. Ellos mismo no las observaban (Mt 23,4). La ley de amor, traída por Jesús, decía lo contrario. Lo que importa, no es lo que hacemos por Dios, sino lo que Dios, en su gran amor, ¡hace para nosotros! Ellos observan la ley no para merecer la salvación, sino para agradecer el amor que reciben de Dios. La gente entendía la manera de hablar de Jesús y se ponía contenta. Los sabios pensaban que Jesús se equivocaba. Ellos no podían entender su enseñanza.
● Mateo 11,27: El origen de la nueva Ley: El Hijo conoce al Padre. Jesús, el Hijo, conoce al Padre. Sabe lo que el Padre quería, cuando siglos atrás entregó la Ley a Moisés. Aquello que el Padre nos tiene que decir, El lo entrega a Jesús, y Jesús lo revela a los pequeños, porque éstos se abren a su mensaje. Hoy también, Jesús está enseñando muchas cosas a los pobres y a los pequeños. ¡Los sabios e inteligentes hacen bien en hacerse alumnos de los pequeños! No es Dios quien desprecia o excluye a los sabios, sino que son ellos mismos que se cierran ante el mensaje de Jesús.
● Mateo 11,28-30: Jesús invita a todos los que están cansados para que vayan hacia él y promete descanso. Es el pueblo que vive cansado bajo el peso de los impuestos y de las observancias exigidas por las leyes de pureza. Y él dice: “Aprended de mi que soy manso y humilde de corazón”. Muchas veces, esta frase fue manipulada para pedir a la gente sumisión, mansedumbre y pasividad. Lo que Jesús quiere decir es lo contrario. Pide que la gente deje de lado a los profesores de religión de la época y empiece a aprender de él, de Jesús, que es “manso y humilde de corazón”. Jesús no hace como los escribas que se exaltan de su ciencia, sino que es como la gente que vive humillada y explotada. Jesús, el nuevo maestro, sabe por experiencia lo que ocurre en el corazón de la gente y del pueblo que sufre.
Cómo vive Jesús el Sermón de la Misión. Una pasión se revela en la manera que Jesús tiene de anunciar la Buena Nueva del Reino. Pasión por el Padre y por la gente pobre y abandonada. Allí donde encuentra a gente que le escucha, Jesús transmite la Buena Nueva. En cualquier lugar. En las sinagogas durante la celebración de la Palabra (Mt 4,23). En casas de amigos (Mt 13,36). Andando por el camino con los discípulos (Mt 12,1-8). A orillas del mar, en la playa, sentado en un barco (Mt 13,1-3). En la montaña, desde donde proclama las bienaventuranzas (Mt 5,1). En las plazas de las aldeas y ciudades, donde la gente le trae a los enfermos (Mt 14,34-36). En el Templo de Jerusalén, durante las romerías (Mt 26,55)! En Jesús, ¡todo es revelación de aquello que lo anima por dentro! El no sólo anuncia la Buena Nueva del Reino. El mismo es una muestra viva del Reino. En el aparece aquello que ocurre cuando un ser humano deja que Dios reine en su vida.

4) Para la reflexión personal

● Para ti, la comunidad ¿es fuente de paz o de tensión? ¿Qué es lo que causa tensión, qué es lo que produce paz? ¿Cuál es la carga que hoy cansa a la gente y cuál es la carga que hoy alivia a la gente?
● En la primera parte (v.25-27), Jesús alaba al Padre. ¿Cuáles son los motivos que llevan a Jesús a alabar al Padre? ¿Cómo y cuándo tú alabas al Padre?

5) Oración final

Bendigo a Yahvé, que me aconseja;
aun de noche me instruye la conciencia;
tengo siempre presente a Yahvé,
con él a mi derecha no vacilo. (Sal 16,7-8)

 
 
 
 
image

Precedente | Arriba | Siguiente | Novedades | Mapa del Sitio | Home Page
  Búsqueda | Libro de Visitantes | Lista de Direcciones | Web Master

Última revisión: 26 septiembre 2008