Sonia Margarita Sevilla Ortiz

Mi nombre es Sonia Margarita Sevilla Ortiz, soy colombiana, de La Costa Atlántica, Barranquillera, tengo 50 años y soy la quinta (5ª) de 8 hermanos, 5 mujeres y tres varones. Hice mi Profesión Solemne el pasado 19 de junio, Solemnidad de la Santísima Trinidad, en el Convento de MM Carmelitas de Santa Ana, en la ciudad de Sevilla, España.

Lo primero que les quiero decir es que nunca jamás pensé ser monja y mucho menos de clausura, esto nunca estuvo en mis proyectos, a pesar de haber estudiado en un colegio de monjas, recuerdo de niña en las excursiones que hacíamos, las hermanas querían que yo estuviera con ellas y a mí no me gustaba y me iba a jugar con las compañeritas de la clase. Estudié Comunicación Social – Periodista, porque quería ser reportera y viajar a todas partes del mundo, y heme aquí haciendo la voluntad del Señor con alegría, porque sé que si hago su voluntad, soy feliz, porque como dice el profeta Isaías en 55, 8 “no son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni mis caminos son vuestros caminos”.

Descubrí la llamada de la vocación, en una iniciación cristiana, “La realidad del Camino Neocatecumenal” en una convivencia de Inicio de Curso, en un escrute de la Palabra de Dios, donde me decía: “Yo te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia y en derecho, en amor y en compasión” (Oseas 2, 21) desde ese momento comenzó mi “Noviazgo con el más bello de los hombres” a medida que los dos íbamos disfrutando de ese constante descubrimiento el uno del otro y de estar el uno con el otro, fui contrastando ideas, pareceres, sentimiento a través de la frecuencia de la Eucaristía diaria, el rezo del Santo Rosario y haciendo el trípode (Celebración de la palabra, convivencia y Eucaristía en la Comunidad Neocatecumenal),se iba construyendo y creciendo la voluntad de pertenecer de una manera total y definitiva a Él, y clarificándose el llamamiento.

Esto requiere muchos ratos de hablar y de compartir, es el enamoramiento. Todo esto lo he vivido aquí en el Convento, porque la vocación es probada, porque el Señor quiere respuesta y personas convencidas, para estar con Él. Esta es nuestra vida, estar a la escucha y a los pies del Señor, para hacer su voluntad, en su presencia, en continua oración, por la salvación de toda la humanidad, viviendo “escondida con Cristo en Dios” (Col, 3,3).

Hoy, querido(a) joven, te presento esta opción para tu vida, la cual me llena de mucha alegría y es lo mejor que me ha dado el Señor, ser “Esposa de Jesucristo”. Por ello si el Señor te está llamando a seguirle de una forma radical en el Sacerdocio o en la Vida Contemplativa, no te niegues, dale la respuesta de corazón, ese SI que nuestra Madre del Cielo dijo, dejando a un lado sus planes y entrando en la voluntad de Dios, sabiendo que Él va por delante, Él es quien lleva la vocación, porque nos conoce y sabe que somos “vasijas de barro” para que se muestre en la debilidad su gloria. Si el Señor te llama, no dudes, no te mires a ti mismo, levanta la vista y síguelo, Él siempre te llevará por buen camino, porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Escoge la vida para que seas feliz.


Fraternalmente en el Carmelo,


Sor Sonia Margarita del Espíritu Santo
O. Carm.
MM Carmelitas- Convento de Santa Ana
Sevilla-España