Print this page

Justicia, Paz e Integridad de la Creación

‘Porque tuve hambre, y me disteis de comer;
tuve sed, y me disteis de beber;
era forastero, y me acogisteis; 
estaba desnudo, y me vestisteis;
enfermo y me visitasteis;
en la cárcel, y vinisteis a verme’.
Mateo 25,35-36

Los carmelitas están llamados a vivir en obsequio de Jesucristo Esta vida comporta una actitud contemplativa que se concreta en una vida de oración, fraternidad y servicio en medio del pueblo. Cuando se vive con autenticidad, nuestra vida contemplativa permite a los Carmelitas entrar en la vida de las personas y compartir sus alegrías y esperanzas, sus dolores y sus angustias.

Por desgracia, el mundo está lleno de injusticias. Los Carmelitas tienen el deber de ayudar a descubrir las causas de estas injusticias, de ser solidarios con los sufrimientos de los marginados y de participar en su lucha por la justicia y la paz. No podemos hacer el sordo ante el grito de los oprimidos que claman justicia. Los Carmelitas consideran al Evangelio como buena noticia, siendo Jesucristo el libertador de toda forma de opresión.

Nuestra inspiración eliana, fundamento de nuestro carisma profético, nos invita a rehacer hoy junto con los minores el camino que el profeta recorrió en su tiempo: el camino de la justicia, contra las falsas ideologías, para llegar a la experiencia concreta del Dios verdadero; el camino de la solidaridad, defendiendo a las víctimas de la injusticia y poniéndose de su parte; el camino de la mística, luchando por devolver a los pobres la confianza en sí mismos a través de una renovada toma de conciencia de que Dios está de su parte (cfr. 1Re 21). No podemos olvidar que “el amor y la verdad se encontrarán, se abrazarán la justicia y la paz”; por tanto, nuestro compromiso por la justicia ayudará también a construir un mundo pacificado (cfr. 1 R 21).

De María aprendemos a releer los acontecimientos de la historia cotidiana y universal confrontándolos con la Palabra de Dios (cfr. Lc 2, 19.51) y nos dejamos guiar por el Espíritu Santo para ponernos al servicio de los más necesitados (cfr. Lc 1, 39.56; Jn. 2, 1-10).

Los Carmelitas declaran que todos tenemos una responsabilidad común para con el prójimo y para con el mundo entero. Nos ha sido confiada la creación para que la cuidemos con amor (cf. Gen 2,15), y estamos llamados a promover el bienestar de todo lo creado y del ambiente en que vivimos. Las grandes problemáticas en la cura de la integridad de lo creado, de los desastres del medio ambiente causados por la desidia o la ambición de beneficios, como también las tragedias puntuales originadas por catástrofes naturales, todo esto reclama nuestra atención y nos pide buscar y poner en práctica respuestas adecuadas.

Los Carmelitas queremos, pues, fomentar la toma de conciencia sobre el cuidado de nuestra casa común, a fin de promover nuevas convicciones, actitudes y estilos de vida que conduzcan al desarrollo de una ecología integral.

Como consecuencia de su compromiso por la justicia, la paz y la integridad de la creación, los Carmelitas han sido reconocidos como Organización No Gubernamental (ONG) ante las Naciones Unidas. La ONG Carmelitana es un proyecto de los miembros de Familia Carmelitana del mundo entero. Sus cuatro áreas de mayor interés son: 1) desarrollo sostenible y cambio climático; 2) derechos humanos; 3) libertad religiosa; 4) formación. Colabora con muchas más ONG de las Naciones Unidas y desde el 2009 forma parte de la Comisión económica y social (ECOSOC).

Carmelite NGO LogoCarmelite NGO – ONG carmelitana

Para más información: http://carmelitengo.org

Además de nuestra presencia en las Naciones Unidas, los Carmelitas han creado en todo el mundo otras organizaciones que se implican en cuestiones de justicia, paz e integridad de la creación.

Indonesian Carmelite NGO

http://carmelitengo.id