Pasar al contenido principal

Conferencia De Líderes Y Formadores Carmelitas De África

P. Conrad Mutizamhepo, O.Carm.

Boko, Dar es Salam, Tanzania, 21-26 de enero de 2015

La idea de una Conferencia de Líderes y Formadores de África me vino a la mente después de mis primeras visitas a las comunidades carmelitas africanas entre enero y marzo de 2014.

Mis observaciones durante esa visita fraterna inicial fueron que tanto líderes como formadores estaban tratando con retos similares y, sin embargo, no tenían un foro donde compartir sus experiencias. Esta conferencia fue, por tanto, una respuesta a las siguientes necesidades: conocerse mutuamente, compartir experiencias y desafíos, dialogar, debatir e intercambiar opiniones sobre cuestiones pertinentes. Al darme cuenta del tamaño de África y la distancia entre las presencias carmelitanas en África, sentí que lo más adecuado para los líderes y formadores era que se reuniesen durante unos días. En cualquier caso, en otras regiones, me di cuenta de que este tipo de conferencias de líderes y formadores eran regulares y programadas. Esta es la situación que me gustaría ver que suceda en África.

Los objetivos de la conferencia fueron: reunir a los líderes y formadores africanos para que interactúen y se conozcan entre sí; compartir, dialogar, intercambiar opiniones sobre los retos comunes, elegir equipos de coordinación para líderes y formadores con el fin de trabajar hacia estructuras más estables y sugerir formas de abordar los problemas propios de Carmelo africano. La conferencia tuvo lugar del 21 al 26 de enero de 2015 en el Centro de Retiros de las Hermanas Carmelitas de Santa Teresa del Niño Jesús, ubicado en Boko, Dar es Salam, Tanzania.

La metodología que se siguió en la conferencia consistió en la siguiente dinámica: presentación de trabajos escritos, reflexión en grupos lingüísticos regionales, compartir en sesión plenaria y un período de preguntas y reflexiones.

Hubo tres presentaciones principales por P. Noel Rosas, O.Carm. (Secretario Administrativo para la Formación) y Conrad Mutizamhepo, O.Carm. (Consejero General para África). El P. Noel presentó un documento sobre La Formación de Liderazgo en el contexto de Asia: experiencias y esperanzas para el futuro - Lecciones para África. En su exposición, subrayó que en la región de Asia hay cerca de 220 estudiantes, de 25 a 30 formadores en cuatro provincias, una delegación general y una delegación provincial. Señaló que en la región existen diferentes tipos de reuniones periódicas, programadas y de formación permanente dirigidas a: Líderes (Provinciales, Comisarios y Delegados), ecónomos, administradores de colegios, Laicos Carmelitas y Estudiantes.

El éxito de estos encuentros en Asia se debe al carácter intrínseco de Asia y la afinidad con la comunidad y la colaboración, el amor a la Orden y el deseo de promover el Carmelo en Asia. Señaló que la colaboración de Asia a través de la participación en estos foros ha fortalecido los lazos entre las diversas entidades carmelitas, así como ha incentivado a tener mentes y corazones abiertos para apreciar la cooperación. A través de estos foros, la región de Asia tiene ahora un programa de formación permanente para los frailes jóvenes. Además, la cooperación ha conducido a que las diversas entidades se beneficien al compartir a los escasos especialistas que hay en la zona y es así que él recomienda que África haga lo mismo.

El otro orador, Conrad Mutizamhepo, habló sobre dos temas. La primera presentación fue: ¿Un Modelo Apropiado de Liderazgo Carmelita en África? Explorando el Liderazgo de Servicio: Los miedos y esperanzas para el futuro. En esta presentación señalé cómo África ha estado plagada de muchas crisis - el hambre y las enfermedades, los conflictos político-religiosos y socio-económicos, así como la falta de liderazgo y rendición de cuentas. Hice hincapié en que era necesario un liderazgo para hacer frente a todos los problemas complejos e interconectados que existen aquí. Mencioné amplios estilos de liderazgo, en primer lugar, el modelo de señorío (cf. Mc 10,42) y el modelo de liderazgo de servicio inspirado en Cristo (Filipenses 2: 5-11). El modelo de señorío parece bastante generalizado y atractivo para muchos y tiende a reproducir líderes tiránicos, egoístas y hambrientos de poder, una gran tentación incluso para los líderes religiosos. Por otro lado, el modelo de liderazgo de servicio prioriza a Dios y subrayé que el líder de servicio tiene que ser una persona de Dios antes de hacer la obra de Dios. Para ilustrar este punto, ofrecí dos perfiles de dos líderes políticos africanos, uno que sigue el modelo de señorío, Idi Amin Dada, y el modelo de liderazgo de servicio representado por Nelson Rolihlahla Mandela. Para evitar la tentación del modelo de señorío, el líder religioso tiene que seguir siendo una persona de Dios comprometida en la oración, la meditación, la confesión, la participación en la dirección espiritual, la soledad, el auto-examen, el estudio y el descanso.

El segundo documento que presenté fue sobre La Formación de la Próxima Generación de Carmelitas en África: Experiencias, Retos y Esperanzas. En esta presentación destaqué que ha habido dos generaciones de formadores africanos: 1. Formación por frailes de ascendencia no africana, en África o en Europa o Brasil; 2. Formación por frailes de ascendencia africana en gran medida formados fuera de África. La razón para traer a colación este detalle era para ilustrar que estos elementos han influido en el nivel de inter-aculturación en la experiencia de la formación, así como en los objetivos de la formación. Señalé que la formación es una cuestión de encuentro entre personas más que una mera asimilación de ideas, de ahí que sea transformadora y que conduzca al nacimiento de una nueva identidad enraizada en Cristo y en el carisma de la Orden. Indiqué que el objetivo de la formación es Cristo-formación o configuración con Cristo a través de la apropiación del carisma de la Orden. El papel de los formadores es, pues, reflexionar seriamente sobre las motivaciones, así como sobre los objetivos de la formación. La pregunta importante que los formadores tienen que preguntarse constantemente es: ¿Para qué estamos formando a los candidatos?

También señalé los desafíos en el ministerio de la formación relacionados con el acompañamiento, la alimentación, el discernimiento y la evaluación de los candidatos (cf. RIVC, 2013 # 67). Algunos de los retos en el ministerio de la formación son la influencia generalizada y penetrante de los valores de la modernidad y la posmodernidad, los efectos negativos de la globalización, la secularización, el pluralismo y el relativismo, que tienen un efecto tóxico sobre la vivencia de la fe; heridas y vulnerabilidades en los posibles candidatos; la brecha generacional, las diferencias culturales, el pensamiento y las mentalidades y otros problemas humanos de inconsistencia, de apoyo de liderazgo insuficiente, viabilidad financiera y cuestiones de inculturación. Mientras que los problemas podrían abundar, también hay muchos signos de esperanza: una base rica de recursos humanos, más recursos de formación, buenos candidatos y la fidelidad a Dios.

La discusión en los grupos lingüísticos (francés e inglés) estuvo bien. La única dificultad era que no había tiempo suficiente. Las discusiones llevaron a la consideración de los términos de referencia para un Foro propuesto de Líderes Carmelitas de África, así como uno para Formadores. Los debates en las sesiones plenarias fueron ricos y señalaron algunos de los siguientes temas: la urgencia del establecimiento del Carmelo en África y sus desafíos: retos económicos, de liderazgo y de formación. A partir de estas discusiones plenarias surgió la necesidad de cultivar una visión de la formación que sea equilibrada, abierta al crecimiento, una formación hacia el auto-conocimiento y la capacidad de relacionarse, firmemente arraigada en la Regla Carmelita y en las Constituciones. También se destacó que los candidatos de África necesitan aprender Inglés y francés para facilitar una mayor comunicación, cooperación y colaboración. Por otra parte, los líderes necesitan explorar formas de recaudación de fondos dentro de África y encontrar recursos para reactivar proyectos de autoayuda y comprometerse a la formación permanente de los hermanos en áreas claves - gestión financiera; espiritualidad; teología; justicia, paz e integridad de la creación.

Para continuar con el impulso de la Conferencia, se eligieron dos comités directivos, uno para líderes y otro para formadores. El P. Eugène Kaboré, O.Carm. (Burkina Faso) fue elegido como coordinador de líderes Carmelitas de África. Con respecto a los formadores, se formó dos grupos regionales: Un Coordinador para formadores de lengua inglesa, P. Onesmus Muthoka, O.Carm. (Kenia); y un Coordinador para Formadores de lengua francesa, P. Pierre Kengne Talom, O.Carm. (Camerún). Los formadores expresaron su deseo de reunirse de nuevo en algún momento durante 2016.

A pesar de que el programa estuvo lleno, los hermanos encontraron tiempo para darse una escapada. Todo el grupo fue a la isla de Zanzíbar en un barco de alta velocidad. La experiencia fue emocionante para muchos. Para un fraile en particular, aquejado por un mareo de mar debido al viaje lleno de baches, la marcha fue difícil. En el viaje de regreso el hermano en cuestión estuvo mucho más cómodo. En Zanzíbar celebramos la Eucaristía en la Iglesia Catedral que está muy bien pintada en las paredes de la zona del santuario. Un coro local cantó varias melodías para nosotros y el P. Vitalis Benza mantuvo a muchos al borde de sus asientos con sus payasadas en la predicación. Después de la misa fuimos a ver el antiguo mercado de esclavos bajo la muy capaz guía de ‹Mandela› que nos trajo a las celdas de detención para esclavos antes de ser vendidos. Las condiciones con que se mantenía a los esclavos eran horribles. El guía nos informó que una manera de poner a prueba la fuerza de un esclavo era golpearlo. Si gritaba en voz alta, era visto como débil y susceptible a ser vendido a un precio bajo.

Al final de la reunión todos los participantes firmaron una declaración común que destacó los siguientes temas: agenda y objetivos, inculturación, compromisos, comités de coordinación, atracción de recursos y gratitud. La declaración final, Cristo Nuestra Esperanza, expresa una profunda esperanza para el futuro: “Nuestro encuentro con Jesucristo nos ha llevado por el camino de la fraternidad. Demostremos esta fraternidad a través de una preocupación tierna por los demás y con efusiva colaboración”.

Quiero agradecer a todas las personas que han ayudado con el éxito de la Conferencia: Provinciales, el Consejo General, el P. Míceál O’Neill, O.Carm., que fue un excelente traductor del inglés al francés y al portugués y de nuevo al inglés. Un gran agradecimiento al Centro Espiritual Boko por su gran acogida, hospitalidad y servicio alegre.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.