Pasar al contenido principal

Los jóvenes europeos escriben una carta al P. General

En la conclusión de la Peregrinación de la Esperanza, que tuvo lugar el mes de julio en Roma, se invitó a los participantes a escribir una carta personal al Prior General como respuesta a la que él les había dirigido durante la Peregrinación.

Un pequeño grupo de miembros de la comisión que organizó la Peregrinación, Dave Twohig O.Carm. (Hib), Luca Sciarelli, O.Carm. (Ita) e Thomas Feiten, O.Carm. (GerS), se reunió recientemente con el Consejero General para Europa, John Keating, O.Carm. en nuestros conventos de Mainz y Springiersbach, Alemania, para leer y estudiar estas cartas, de las que han extraído algunas citas, que, ordenadas convenientemente, han dado forma a una única "Carta de los jóvenes de Europa al Prior General". También trataron sobre el modo en que los j&oacute ;venes europeos podrían mantener en el futuro el espíritu y las iniciativas de la Peregrinación. La carta ha sido redactada en inglés, italiano y español a partir, como se ha dicho, de las cartas personales, las cuales se pueden leer al inicio de la página web de la Orden www.ocarm.org. Se ruega a los responsables de las provincias europeas que asistieron a la Peregrinación que pongan a disposición de todos los participantes la carta al P. General.

¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?
Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.