Pasar al contenido principal

Carta de la comisión para la Jornada Carmelitana durante la JMJ

Del 16 al 21 de agosto se celebrará en Madrid, España, la Jornada Mundial de la Juventud, que reunirá a jóvenes de todo el mundo. Acontecimientos como éste han pasado a ser característicos en la vida de la Iglesia de hoy. Como se indicó tiempom atrás (CITOC online 75/2011), 

nuestra Orden organiza una propia Jornada para los jóvenes de la Familia Carmelitana presentes en Madrid. La comisión española que la organiza invita a todas las comunidades carmelitanas del mundo a unirse a nuestros jóvenes a través de la oración, creando un “espacio de oración”. De esta manera podremos conseguir una participación en todo el mundo, que puede ser compartida también con los demás en la página web de la Orden. Cada comunidad encontrará a nivel local su propio mo do de involucrar el mayor número de jóvenes para un tiempo de oración en unión con los jóvenes de la Familia Carmelitana reunidos en Madrid.


La carta, redactada por la comisión en diversas lenguas, se puede encontrar como documento adjunto a esta comunicación. Al iniciarse la Jornada Mundial de la Juventud será activada en la página web de la Orden la posibilidad de compartir un “espacio de oración”, en www.ocarm.org/madrid2011.

 

 

¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?
Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.