Pasar al contenido principal

Decimotercero y decimocuarto día del Capítulo General 2019

Decimotercero y decimocuarto día del Capítulo General 2019
76/2019 – 25 - 09

El domingo día 22 septiembre, día de descanso, los gremiales visitaron Castel Gandolfo y los jardines del palacio pontificio, lugar emblemático por ser lugar de retiro para los papas y antigua residencia del emperador Domiciano.
El día 23, 14º día del Capítulo General, se retomaron los trabajos capitulares. Se procedió a revisar las últimas propuestas sobre las Constituciones y se inició el estudio y votación de aquellas propuestas relacionadas con cuestiones de gobierno, Comisiones internacionales, propuestas sobre entidades de Europa, coordinación de nuevas fundaciones, formación, cultura, identidad carmelita, justicia- paz y tutela de la creación, liturgia carmelita y economía. Durante toda la jornada empezaron a llegar los miembros de la Familia Carmelita.
Presidió la Eucaristía el Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, Monseñor José Rodríguez Carballo, OFM. Felicitó al Prior General, a los gremiales del Capítulo y a los miembros de la Familia Carmelita. Agradeció la colaboración estrecha que la Congregación ha desarrollado durante estos últimos años con nuestra Orden del Carmen.
Durante su homilía se centró en la figura del profeta Elías, figura inspirativa de nuestro carisma y espiritualidad, resaltando tres verbos: levántate, come y camina. Levantarse, como antídoto para la resignación, la cual calificó como auténtico veneno de la vida religiosa. Comer, para alimentarse de la tradición, volviendo a las fuentes, viviendo en fidelidad a nuestra tradición, tal como el Papa Francisco nos ha recordado en su mensaje. Caminar, para abrirnos al futuro, con un corazón indiviso, juntos, evitando las insidias que crean división en lo esencial. Posteriormente, Mons. Carballo felicitó y tuvo unas palabras de agradecimiento hacia las monjas carmelitas contemplativas, con las que la Congregación ha trabajado muy de cerca estos últimos años.

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.