Skip to Content

Es Navidad

mission.jpg

R Alejandro Peñalta, O.Carm.

A veces podemos pensar que es sólo en Navidad cuando se desarrolla en las personas un espíritu especial hacia los otros, pero a lo largo de mi vida he podido constatar que hay multitud de personas que durante todo el año hacen una ofrenda de sí mismas a los demás; permiten que la Encarnación del Hijo de Dios se realice cada día en medio del mundo, porque Jesucristo nace cada vez que alguien se entrega al servicio del que lo necesita.
Al escribir esta página de diciembre me vienen a la mente la imagen de muchas personas que hacen posible la Navidad todo el año, gente sencilla como la viuda del Evangelio que en su pobreza hace presente el Reino de Dios.
Quiero acercaron hoy una mujer de semblante afable, de mirada limpia y hospitalaria. Ella regenta una frutería. A través de nuestra revista Escapulario del Carmen conoció las misiones Carmelitas y, aunque nunca ha venido a Burkina, desarrolló en su corazón el fuego misionero y el deseo de ayudar a los más pobres. Cuando los Carmelitas fundaron en este país quiso unirse a ellos a través de la oración pero también económicamente; durante un tiempo pensó como podría ayudar, puesto que ella no podía hacerlo sola, hasta que una mañana el Señor le inspiró la manera de hacerlo: colocó en su establecimiento una hucha para ayudar a Burkina y cada día invitaba a sus dientas a colaborar. Desde hace algunos años lo viene haciendo. El esfuerzo de pedir todo un año para Burkina en su frutería ha dado corno resultado, en este curso, poder escolarizar a diez adolescentes que hoy pueden mirar el futuro con esperanza. Estos pequeños gestos hacen posible la Navidad cada día y agrada a Dios porque expresa un sentimiento solidario y ayuda a los que menos tienen.
No hace muchos meses cuando me encontraba en España visité algunas de nuestras comunidades y en una de ellas pude vivir una experiencia que no me dejó indiferente, sino que me ha animado a seguir adelante y me ha confirmado en la Misión. Un religioso al que siempre he admirado por su humildad personal y religiosa, me llamó aparte con mucha discreción, lo cual me alegró de que quisiera hablar conmigo, pero sin dejarme pronunciar palabra me dijo: "ya soy muy mayor para poder ir a Burkina..., pero aun así quiero estar con vosotros. Durante todo el año he ido guardando mis ahorros para que se los des a alguna familia necesitada... " y así lo hice, consciente de que este hermano mío ha hecho la inversión más grande de su vida, y que personas como él engrande
cen la Orden del Carmen y la Iglesia.
Podría contaros muchas pequeñas historias de donación de cinco o diez euros, que a los ojos de Dios suponen millones y que son las que realmente mantienen viva la Misión; entre estas personas puedes estar tú mismo. Sois muchos los que, desde todos los rincones del país, ayudáis a los Carmelitas en esta fundación. Gente sencilla pero con un gran corazón solidario que dais no de lo que os sobra sino de lo que vosotros mismos necesitáis, hacienda posible el milagro de esta Misión Carmelita al servicio del pueblo burkinabé.
Entre todas las cosas que hayáis elegido en la vida, dar un vaso de agua al que está sediento es con mucho lo mejor, ya que lo que se siembra con amor da frutos que llegan hasta la vida eterna. En nombre de todo el pueblo de Burkina Faso iFELIZ NAVIDAD!




 

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



ocarmpage | by Dr. Radut