Pasar al contenido principal

B. Teresa de San Agustín y compañeras (OCD), Vírgenes y Mártires (m)

B. Teresa de San Agustín
17 de julio

Son las dieciséis Carmelitas Descalzas del monasterio de la Encarnación de Compiègne (Francia). Convertida la revolución francesa en terror, se ofrecieron a Dios como víctimas de expiación para impetrar la paz a la Iglesia y a su país. Arrestadas y encadenadas el 24 de junio de 1794, tuvieron la fuerza de transmitir a los otros su gozo y su fe.

Condenadas a muerte por su fidelidad a la Iglesia y a la vida consagrada y por su devoción a los sagrados Corazones de Jesús y María, fueron guillotinadas en París el 17 de julio de 1794, mientras cantaban himnos y después de haber renovados los votos en las manos de la priora, Teresa de San Agustín. Fueron beatificadas por San Pío X el 13 de mayo de 1906.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.