Pasar al contenido principal

Fichas de reflexión sobre el mensaje final de la Congregación General 2011

32/2011-30-03

Los participantes en la Congregación General 2011 escribieron un mensaje final que fue enviado por medio del servicio Citoc-online (104/2011). El documento subraya los puntos esenciales tratados durante el encuentro.

El Consejo General desea que no se pierda la reflexión sobre el mensaje de la Congregación General, sino que pueda llevarse a cabo a varios niveles (personal, comunitario, provincial), incluso de cara a nuestro próximo Capítulo General, que se celebrará del 2 al 21 de septiembre de 2013.

Para ello, tomando como base el documento final de la Congregación, el Consejo ha elaborado tres fichas de reflexión y de profundización, que pueden encontrarse en la página web de la Orden: http://ocarm.org/es/reflexion-con-gen2011

Sólo se trata de un instrumento de trabajo, que se puede utilizar en las reuniones comunitarias, en los días de retiro, en las asambleas provinciales, etc., sin que se tenga que enviar ningún tipo de conclusión. Aunque las fichas van dirigidas principalmente a los frailes, es de desear que sean usadas por los demás miembros y grupos de la familia carmelitana que quieran reflexionar sobre temas tan importantes para nuestro presente y para nuestro futuro.

¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?
Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.